Sin categoría

Retroceder (29 de julio)

Volverán un día mis pies cansados
a caminar los senderos de mi pasado
y andarán en mi pecho todos los recuerdos
de atardeceres dorados
y brisas de diciembre

Se sentirá en mi piel
lo mismo que en mi alma
los vivos momentos que una vez fueron míos
y volveré, como antes, a navegar
por los océanos de gente dispersa
que me llevaban como olas

Volveré a aquellos lares
y aunque no volverá mi juventud
esos segundos de la memoria serán suficientes
para hacerme sentir vivo una vez más

Estándar
Sin categoría

Tierra (28 de julio)

Soy árbol fecundo
y vos la tierra donde anidan mis raíces
el agua que corre por mis venas
el aire que me cobija y me mece

La promesa de una nuevo día
y el amanecer de una nueva vida
sintiendo que tu aliento es soplo vital
y que cada paso que doy
me acerca más a la felicidad
de estar un día más
junto a tu presencia de oro

Estándar
Sin categoría

Insomnio (27 de julio)

Hay noche en las que no quiero dormir
y prefiero girar una y otra vez
sobre todos mis errores

Allí se tienden, junto a mí
y su aliento baila en mi nunca
mientras repaso cada línea equivocada
y todos los pasos mal dados

Mis pecados me rodean
cantan un vals
y me llevan de paseo

Yo no duermo y ellos no descansan
la noche se consume
al igual que mi cuerpo y mi alma
y el dolor se extiende
en cada rincón

Estándar
Sin categoría

Día (26 de julio)

La brisa del amanecer apareciendo entre las hojas
Las hojas cayendo suavemente sobre el agua
el agua del rocío sobre los campos de flores
Las flores que adornan la vereda de mi barrio
Mi barrio silencioso cuando llega la mañana
La mañana que calienta el espacio entre mis pies
Mis pies que me llevan por todos los caminos
Los caminos que recorrí para estar en mi presente
Mi presente que construyo con los restos de sufrimiento
Sufrimiento que dolió pero me hizo crecer
Crecer con la fuerza de un roble gigantesco
Gigantesco como las ganas que tengo de vivir
Vivir rodeado de esta esperanza
Esperanza que me llena para llenar la vida con esta brisa que nace de mí

Estándar
Sin categoría

Soltar (25 de julio)

Me aferro a tu cintura distante
como movido por el viento
entre llamaradas de pasado
y tormentas de presente

Me lleva la marea
lejana e incesante
y yo me aferro a tu recuerdo
y a aquello que fuiste
tal vez solo en mi mente

Deambulan las golondrinas
por los árboles sin hojas
y deambula mi alma
por las calles de la memoria
en busca de una respuesta
a tantas preguntas sin formularse

Y entre la sombra de tu mirada
y la discordancia de tu voz
entiendo, como fulminado por un rayo
que soltar también es amor.

Amor que te das a vos mismo.

Estándar
Sin categoría

Creación (24 de julio)

Acalla el mundo
cuando tus manos acunan
mi rostro expectante y ávido
de la fuente de agua viva
que brota de vos

Se cierran tus ojos de noche
tu boca de neón se abre sutil
y yo descubro toda una galaxia
escondida entre los pliegues de tu presencia

Tu cabello empapa mi piel
llenándola de estrellas
y mis poros se abren
ante la iridiscencia de tu calor

De dos planetas distantes
tus labios y los míos se encuentran
y saboreo tu lengua de pera y clavel
como un manjar indeleble

Acalla el mundo
cuando me das tu beso
y estallan dos corazones
para crear un nuevo universo

Estándar
Sin categoría

Tu reflejo (23 de julio)

Silenciá el ruido del mundo
y bailá al ritmo que marcan
los latidos de tu corazón

Sentí como corre
la fuerza por tus venas
como mares infinitos
que inundan todo lo que sos

Tu piel es la luna
que brilla, inmortal
con el reflejo de la luz de tu alma

Y vivís

Porque sos todo aquello
que siempre quisiste ser
y el mundo enmudece
ante tu presencia añil

Es el amor propio
el motor que te lleva hasta un cielo
donde sos el sol que da vida.

Estándar
Sin categoría

Compartir atardeceres (22 de julio)

Fue siempre mi hora favorita del día. Aquel sublime momento en el que sol decidía que había cumplido su misión y podía marcharse a descansar, tras las montañas de papel o bajo el espejo del mar.

Empezaba el espectáculo, puntual como ningún otro. Entonces, la vida se hacía sepia y rosa, con un tinte de nostalgia y paz al otro lado.

Incesantemente, también me llega su perfume, cada vez que el sol empieza a dormirse. Cuántas puestas vimos juntos, como si la magia de aquel momentáneo paraíso lograra conectarnos aún más, alma con alma, más que piel con piel.

Descubrí que el escenario se volvía mejor cuando eran sus ojos los que reflejaban las últimas luces del día y que los primeros escalofríos me los causaba su risa antes que el viento de la noche.

Había césped o arena bajo nosotros y arriba el cielo ardía, pero al lado solo había ensoñación y presente.

En esa hora, sus ojos era el cielo, su piel era el sol y su perfume era el atardecer.

Fue siempre mi hora favorita del día, pero junto a ella también fue mi momento favorito de estar vivo.

Estándar
Sin categoría

Perseverar (21 de julio)

La luz se termina
y desde el cielo cae
la lluvia imperiosa
pero vos, seguís

No importa si corrés con ardor
si caminás con gracia
o si las piernas cansadas
te llevan a gatas entre el fango,
pero vos, seguís

Y el miedo quema
la impotencia congela
y la desolación se instala
como un abrazo perpetuo
pero, vos seguís

La perseverancia te empuja
entre el fuego y el huracán
tomada de la mano,
porque no hay más fuerza
que la que sale de vos
y cada nuevo paso
te recuerda que no se necesita
más luz que la de tu decisión
ni más lluvia
que la de tus sueños

Estándar
Sin categoría

Altamar (20 de julio)

Eran sus cabellos
olas que vienen y van
mecidos por la brisa
de un día de verano

Era su piel
el reflejo del sol
incendiando el océano
con el día a punto de despertar

Era su voluntad
la fuerza de la marea
imparable y poderosa
como un día embravecido

Era su corazón
plácido e infinito
como un día en calma

Eran sus ojos
dos charcos de luz
brotando de la arena
en un día de sol

Era quien llenaba
espacios y vidas
con la risa cargada de agua y sal
todos los días

Simplemente
ella era el mar

Estándar